En Gradelink, las escalas de grado realizan dos cosas muy importantes:

  1. Primero, especifican qué calificaciones puede recibir un estudiante por el trabajo que realizan en una clase. Por ejemplo, la escala "Estándar" especifica que los estudiantes pueden recibir calificaciones como A+, A, A-, etc.
  2. En segundo lugar, permiten que un tipo de calificación se convierta en otro tipo de calificación. Por ejemplo, la escala "Estándar" define cualquier calificación numérica entre 93.0% y 96.99% como equivalente a una "A". Esto es importante porque muchas escuelas muestran calificaciones en diferentes formatos según el contexto. Para un informe de progreso, las calificaciones en letras pueden ser apropriadas, mientras que en una transcripción académica las calificaciones numéricas suelen ser necesarias.


Gradelink proporciona varias escalas de calificación integradas, que puede leer aquí. Además, los administradores pueden crear sus propias escalas de calificación personalizadas para satisfacer mejor las necesidades únicas de sus escuelas. Para obtener más información sobre cómo crear una escala de calificación, haga clic aquí.


No todas las clases requieren una escala de grado. Por ejemplo, las clases de Asistencia Escolar y las clases que usan el tipo de clase "Deportes" ni siquiera le permitirán asignar una escala de grado. Para obtener más información sobre los tipos de clase, haga clic aquí.