El promedio de calificaciones (GPA) es un método ampliamente utilizado para medir el rendimiento académico. Se basa en el supuesto de que las clases individuales valen un nivel variable de "puntos" según el nivel de rendimiento de cada estudiante.


En Gradelink, el GPA es un ajuste opcional que puede habilitarse o deshabilitarse según las necesidades de su escuela.


El GPA se implementa de la siguiente manera:


Paso 1: Configurar una escala de calificación



GPA comienza con la escala de grado.


A cada grado en la escala de calificación se la asigna un Valor de GPA. Por ejemplo, en la escala de calificación **Estándar, que está integrada en Gradelink, una "A" tiene un valor de GPA de 4.00. Además de la escala de calificación **Estándar, Gradelink incluye una segunda escala compatible con GPA denominada **Honores. Sin embargo, siéntase libre de crear su propia escala de calificaciones basada en sus propias necesidades únicas.


Nota: Cada grado en la escala debe tener un Valor de GPA, de lo contrario, el GPA no se calulará correctamente.


Paso 2: Asignar la escala de calificación a una clase



Una vez que la escala de calificación está lista, debe asignarse a una clase. Una vez que la clase tiene asignada una escala de calificación, el profesor puede crear y calificar las asignaciones como de costumbre.


Nota: No todas las clases contribuyen al GPA. Para más información, haga clic aquí.


Paso 3: Cálculo de GPA


A medida que los estudiantes completen varias tareas, generarán una calificación general en la clase. Cuando termina el término académico, esta calificación se convierte en "puntos de calificación", que luego se multiplican por la cantidad de unidades/créditos que valía la clase. Este valor se agrega luego a los puntos de calificación de otras clases y se divide por el número total de unidades/créditos intentados.


Para obtener más información sobre cómo se calcula el GPA en Gradelink, haga clic aquí.